jueves, 19 de abril de 2018

Reseña: Presidente

Título: Presidente
Autor: Katy Evans
Serie/Saga: La casa blanca #1
Género: Romántica
Editorial: Principal de los libros
Páginas: 320
Precio: 17,90€
Sinopsis
Sube la temperatura en la campaña electoral de Estados Unidos

Charlotte conoció a Matt cuando era una niña y se enamoró platónicamente de él. 
Ahora, diez años después, Matt quiere ser el próximo presidente del país y Charlotte trabaja para él en la campaña.
¿Podrán evitar que su atracción ponga en peligro ganar las elecciones y llegar a la Casa Blanca?


Presidente || Comandante

Os seré sincera, este libro me llamó la atención porque el argumento me recordó muchísimo a Scandal (la serie). Pero a medida que fui leyendo me di cuenta de que no tenía nada que ver. 

Es triste que no se haga caso a aquellos que sufren hasta que lloran; no se los escucha porque a veces son los que menos ruido hacen.

En primer lugar tenemos a Charlotte, una mujer independiente, hija de un senador, con un gran corazón y carisma. De pequeña tuvo una experiencia que le cambió la vida, conoció al Presidente de los Estados Unidos y a su hijo, del cual quedó perdidamente enamorada (con 8 años). Podemos decir que al principio le idolatraba, y a medida que empezó a crecer surgió un amor platónico que, a sus 23 años, está convencida de haber superado. 


"¿Alguna vez has amado a alguien tanto que te ha dolido?
A mi nunca me había pasado... hasta ahora"


Luego tenemos a Matt, hijo del Presidente de los EEUU, o ex presidente, ya que lo asesinaron en su segunda candidatura y nunca se encontró al culpable. Vemos que cuando Matt era adolescente no quería tener nada que ver con la presidencia, pero cuando su padre muere sus planes cambian y empieza a enfocarse en una carrera política cuando lo único que había hecho durante los años anteriores era huir de ella. 

"Estoy celoso. Soy lo bastante hombre como para admitirlo. Tengo celos de cualquier tío que pueda salir contigo o caminar por la calle abrazándote."

Tengo que decir que ambos personajes me han gustado, aunque reconozco que siento debilidad por Matt. Podréis pensar que es una historia más, un personaje más, pero la forma en la que está llevada la historia hace que sea algo fuera de lo "normal". Aunque en algunos momentos me parecía que no era amor, más bien obsesión (en cierto modo).


- Nunca dejes que te digan que eres demasiado joven para pedir lo que quieres.
- Ah, no te preocupes, a veces ni siquiera pregunto.


Llegó el momento, Matt se presenta a la presidencia como candidato independiente y Charlotte, para demostrarse a sí misma que ha superado ese amor, decide ayudarle en su campaña. Pero como todos sabemos, o por lo menos imaginaremos, no está tan superado como ella quiere creer. 

" La política no es sencilla, es complicada; siempre hay mentiras y otras cosas que acechan entre las sombras. En esta ocasión, es el hecho de que lo quiero, y creo que él podría llegar a quererme, en otro momento y en otro lugar, pero no se puede tener todo... "

Os voy a ser sincera, en algún momento pensé que me iba a aburrir con este libro, pensé que me iban a hablar de estrategias de campaña, política, etc. Pero no. Es cierto que se tratan estos temas, son necesarios para desarrollar la trama, pero no de una forma aburrida o con exceso de descripciones, sino de forma directa y clara y además, exponiendo verdades de la sociedad actual. 

- Así que, ¿por qué seguimos divididos?
- Vivimos en un mundo donde todavía hay racismo y pobreza. Vivimos en un país en el que aún hay desigualdad de oportunidades... un mundo donde millones de niños no reciben una educación. Estoy a favor de que todos los estadounidenses tengan la posibilidad de sentirse realizados, de forma que puedan cambiar las cosas para los demás y para sí mismos.


La relación que se de entre Matt y Charlotte me la he creído. Ha habido un poco de "instalove" por parte de ella, pero bueno, contando que Matt es su amor platónico lo puedo aceptar. Por otro lado, no veo que a lo largo del libros los personajes hayan tenido mucha evolución, en todo caso les vamos conociendo cada vez más. Ambos tienen ideas fijas (buenas ideas) y se mantienen firmes en ellas. Digamos que son consecuentes con sus pensamientos y sus actos. 

En resumen, ha sido un libro entretenido, que engancha y con una historia bien llevada. Unos personajes bien desarrollados y aunque el entorno en el que se desarrolla la historia es la política no estás leyendo un libro de política. Desde luego voy a seguir con su siguiente parte porque ha habido cosas que en este libro no me han convencido y quiero ver si el siguiente las mejora :)



Siguiente libro:



martes, 17 de abril de 2018

Reseña: La hija del apicultor

Título: La hija del apicultor
Autor: Santa Montefiore
Serie/Saga: -
Género: Romántico
Editorial: Titania (Urano)
Páginas: 384
Sinopsis
1973 
La joven e impetuosa Trixie Valentine está enamorada del cantante de una banda de éxito, Jasper Duncliffe, que está de vacaciones en la isla de Tekanesset, Massachussets. Ella está decidida a fugarse con él de gira por Estados Unidos y vivir al máximo. Se niega a ser como su madre, una mujer conformista y sin más ambición que cuidar de las abejas, con las que parece tener una comunicación extraña. Pero los sueños de Trixie se ven truncados cuando Jasper recibe una mala noticia y se ve obligado a volver a Inglaterra. 

1933 
Grace Hamblin se ha criado en los increíbles parajes de Walbridge, Inglaterra, junto a su padre, el apicultor de una familia aristócrata. El contacto con la naturaleza y el mundo de las abejas, le hacían feliz. Hasta que su padre fallece inesperadamente y la deja sola y perdida. Ahora se debate entre aceptar el compromiso con Freddie Valentine, su amor y amigo de la infancia, o dejarse llevar por la pasión que siente por lord Melville, un amor que sabe que nunca podrá tener… 

La decisión de Grace tendrá consecuencias, y cuarenta años después, madre e hija pueden verse afectadas por un pasado oculto… Los secretos no contados serán desvelados y ambas mujeres descubrirán que hay historias de amor que se repiten con la misma intensidad a pesar de los años.



Voy a empezar diciendo que este libro ha sido difícil de leer para mi. No porque tenga una historia súper dolorosa o muchísimo drama, sino porque no he conseguido que me enganche a los largo de las casi 400 páginas que tiene. Lo siento, pero no.

Para empezar, me encanta la portada... no sé si es porque no he visto muchas portadas amarillas verdosas o por qué, pero me gusta. Fue lo primero que llamó mi atención, esto y que en el libro hubiera dos historias, la de Grace y la de su hija Trixie. Pero tengo que decir que, es posible que justamente eso, no me haya terminado de convencer.

Esta historia se divide en dos partes. Por un lado tenemos a Grace, una mujer dulce y alegre, y aunque con espíritu aventurero nunca se decidió a perseguir esa aventura. Y por otro tenemos a Trixie, su hija, con el mismo espíritu aventurero pero con una rebeldía que hará que persiga sus sueños, se salga de lo "correcto" para la época y le cause más de un dolor de cabeza a su padre, aunque como no, siempre tendrá el apoyo de su madre.

Lo cierto es que visto esta historia algo predecible... desde que te ponen en situación, a partir del capítulo 3 o por ahí, más o menos intuyes lo que va a pasar o lo que ha pasado. Aún así, esto no suele importarme, siempre y cuando la historia este bien llevada, y en este caso, lo está. Pero también es cierto que, hasta que pasa algo "interesante" hay que esperar un poco.


Tengo que decir que, aunque pensaba que era Trixie la que me iba a caer bien, ha sido Grace la que se ha ganado mi cariño, tanto como madre como en su juventud. Llegamos a entender sus decisiones y es un personaje que, aunque se ve que ha madurado a lo largo de los años sigue teniendo ese espíritu que la caracteriza. Con Trixie fue diferente, y aunque me parece que también tiene su desarrollo a lo largo de la historia no vi que fuera tan grande como el de Grace. Claro que también hay que tener presente que el desarrollo de Grace lo vemos más acentuado porque conocemos su pasado y su presente, con una diferencia de 40 años entre ellos.

Creo que este libro refleja muchas verdades, incluso da alguna que otra lección, cosa que me encanta, pero la forma que tiene la autora de narrar la historia no ha terminado de convencerme. Es la primera vez que leo un libro de Santa Montefiore, y aunque no sabía muy bien qué esperarme había escuchado buenas cosas así que, en el fondo esperaba que me gustase. Y aunque su forma de escribir es delicada, con una prosa "armónica", me cansaba de leer descripciones y pensamientos de los protagonistas. Lo siento, puede que haya sido el momento en el que cogí el libro o puede que directamente este estilo de prosa no sea para mi.

Puedo decir que es una historia tierna, en la que se puede apreciar el amor y complicidad entre la madre y la hija. Hay partes algo tristes, y hay otras graciosas. No puedo decir que a la trama le falte algo, porque creo que ha sido muy bien llevada, pero lo que es a mi no ha conseguido engancharme. 


jueves, 15 de marzo de 2018

Reseña: Working Girl. Una semana para enamorarte


Título: Working Girl. Una semana para enamorarte
Autor: Shana Gray 
Género: Romántico, Contemporáneo
Editorial: Titania (Urano)
Páginas: 288
Sinopsis: Siete días para enamorarte. ¿Quién será el hombre de la semana?
Tess Canyon tiene un objetivo claro: limpiar el nombre de su padre y vengar su muerte tras haber sido acusado de malversación de fondos en Diamond Enterprises. Y ahora se le presenta la oportunidad. Hay una vacante al puesto de secretaria de dirección y ella es una de las candidatas. Tess está decidida a superar la entrevista de trabajo… Aunque ésta dure una semana entera y deba enfrentarse a una serie de pruebas complicadas para demostrar su valía. Cada día conocerá a uno de los directivos de la compañía:

Señor Lunes.
Señor Martes.
Señor Miércoles.
Señor Jueves.
Señor Viernes.
Señor Sábado.
Señor Domingo.

No será una semana fácil y las decisiones pueden ser complicadas, sobre todo cuando la atracción está presente y Míster Lunes se convierte en una distracción tan sexi. ¿Tomará Tess la decisión correcta? Y lo más importante, ¿será capaz de llevar a cabo sus planes de venganza?


La verdad, antes de nada tengo que decir que este libro no lo empecé con muchas expectativas. La sinopsis me recordaba bastante a Calendar Girl con la diferencia de que, en vez de 12 meses, la historia de amor se desarrolla únicamente en una única semana.

La historia está contada en primera persona por nuestra protagonista, Tess Canyon, que ha decidido vengarse de la empresa que despidió hace años a su padre y le destrozó la vida a su familia. Tess se presenta al puesto de secretaria con la intención de dinamitar la empresa desde dentro así que acepta enfrentarse a siete pruebas durante los siete días de la semana. Así, cada mañana el Señor Lunes la recoge en su apartamento con un café traído en helicóptero desde Costa Rica (y yo siendo una cutre que se conforma con un café con leche) y la lleva en limusina hasta la empresa, donde Tess debe trabajar para un director diferente cada día, al cual se tendrá que dirigir como Señor y el día de la semana en el que nos encontremos. Estos hombres, según Tess, son dioses hechos carne y, al parecer, los únicos que pueden dirigir la empresa ya que las mujeres brillan en esta novela por su ausencia.

Ahora bien, cuando empecé a leer esta novela y me encontré con la venganza como idea principal pensé que lo había prejuzgado y que de verdad me iba a sorprender. Sin embargo, al final la autora me ha decepcionado recurriendo a esta idea únicamente al final libro y de una forma tan previsible… cuando realmente es un tema al que se le podía haber sacado mucho más jugo durante las casi 300 paginas. También tengo que comentar que hay ciertas conversaciones absurdas  y completamente irrelevantes y, no solo eso, sino que además te introduce párrafos que te hacen desconectar completamente de la conversación y que te hacen olvidarte del tema que se estaba tratando. Por no hablar de que la protagonista está tan normal y de pronto se ha enamorado hasta las trancas de uno de estos “magníficos” hombres y ya no puede vivir sin él y, por supuesto, sabe perfectamente como se siente y qué es lo que le pasa porque le conoce desde hace… ¿cuánto exactamente? ¿doce minutos, una sonrisa y un cruce de miradas?.

Por último también me gustaría comentar que, a pesar de que me encanta que los autores hagan referencia a otras novelas, si vas a hacer una referencia a Alicia en el País de las Maravillas, utiliza algo más que simplemente la madriguera del conejo (y digo hacer referencia, no copiar descaradamente un helicóptero, bondage y corbata gris ¿veis por donde voy?). Y ya las perlas machistas que suelta la protagonista de vez en cuando creo que sobra comentarlas.

Sinceramente, me da rabia que Working Girl haya roto mi racha de buenísimas lecturas de 2018 y solo puedo deciros que si queréis leer una novela para desconectar podéis hacerlo con Working Girl pero, sin duda, para mí ha pasado sin pena ni gloria y no voy a recordarla como una buena lectura, ni siquiera como una lectura divertida, solo puedo decir que ha sido “entretenida”.

2.5/5

viernes, 2 de marzo de 2018

Reseña: Acero bajo la piel (Hombres de acero #2)

Título: Acero bajo la piel
Autora: María José Tirado
Serie/Saga: Hombres de acero #2
Género: Romántica, Contemporánea
Editorial: Titania (Urano)
Páginas: 320
SinopsisSean Redcloud es mitad sioux mitad cherokee, la fiereza de las razas que recorren sus venas unidas a su entrenamiento militar le han convertido en un hombre capaz de enfrentarse a cualquier cosa. Su fama de rudo y eficaz es bien merecida, como su apodo dentro del comando Alfa del Team Six de los SEALs que lidera, Gran Oso. Sean ha demostrado su valía en las situaciones más peligrosas, ha recorrido desiertos, ha atravesado océanos y no tiene miedo a nada, excepto a una cosa. A volver a encontrarse con los ojos azules de la única mujer a la que ha amado en toda su vida, su exmujer, Nicole Howard-Redcloud. La joven pelirroja, estudiante de farmacia, que le robó el corazón en un bar cuando recién comenzaba a alcanzar su sueño en la marina. 
Han pasado casi cuatro años desde la última vez que la vio, cuando una llamada telefónica le advierte de que Jeff Howard, el padre de Nicole, se encuentra al borde de la muerte. Su sentido de la responsabilidad le dice que debe acudir a su lado y acompañarla en ese duro momento, aunque esto suponga exponer su corazón desnudo y correr el riesgo de que las viejas heridas vuelvan a abrirse. 
Muy pronto descubrirá que Nicole no le ha perdonado, en absoluto. Pero también que puede correr un grave peligro ya que las lesiones de Jeff parecen deberse a un atentado. 
Entonces sabrá que es el único capaz de protegerla y pese a la resistencia y rencor que Nicole siente aún hacia él se encargará de ello, del único modo que sabe hacerlo, al modo SEAL.


Corazones de acero || Acero bajo la piel || ?

Corazones de acero fue un libro que me encantó y después de saber que iban a publicar una segunda parte con otros protagonistas no tuve ninguna duda en que lo quería leer. Pero una cosa llevó a la otra, y al final lo leí súper tarde, pero lo leí y lo que es más importante, me ha gustado mucho.

Esta es una serie, así que este segundo libro tiene unos protagonistas distintos que el primer libro. Nuestra protagonista se llama Nicole, y es una chica fuerte, luchadora y que sabe lo que quiere. Tuvimos una pincelada del protagonista masculino en la primera novela, le llamaban Gran Oso, pero nosotros le llamaremos Sean. Una de las cosas que me ha gustado de este libro es que, como el protagonista es mitad sioux mitad cherokee se podría decir que he aprendido algo de cultura :) 

Al principió me sorprendí, pues la forma de narrar esta historia es diferente a lo que estoy acostumbrada. No nos cuentan la historia de dos personajes que se tienen que conocer y poco a poco surge el amor, etc. Sino que esta historia pasa directamente al nudo, cuando los personajes ya han discutido y están separados. Obviamente nos enseñan unos flashbacks para enterarnos bien de la historia, pero al recurrir a este estilo de narración no he sentido en ningún momento que haya un enamoramiento super acelerado porque como digo, los protagonistas ya se habían enamorado y separado anteriormente. 

El problema viene que ahora, aunque ellos están separados y supuestamente la chica le odia y no quiere saber nada de él, el destino vuelve a juntarlos y por seguridad se les obliga a pasar juntos más tiempo del que a ella le gustaría y, como dice el dicho, donde hubo fuego, cenizas quedan.
Además, Sean sigue enamorado de ella y aunque está convencido de que en ese momento tomó la decisión correcta, ahora tiene una continua lucha interna y no sabe si lanzarse a por ella (otra vez) o dejar las cosas como están. Ella también tendrá que luchar contra sus instintos, puesto que él es el hombre que le rompió el corazón en el peor momento posible y, aún así, es muy posible que siga enamorada de él.

Como digo hay una situación de peligro, al padre de Nicole le han atacado y es posible que ahora ella esté en peligro. Por eso, Sean, un Seal preparado para cualquier cosa, se encargará de protegerla hasta que el caso se resuelva. Es un libro romántico, obviamente, pero eso no quita que tenga sus momentos graciosos y de acción. Y aunque la mayor parte de la acción parece estar reservada para el final del libro, hay pequeñas escenas a lo largo de la novela que te mantienen en vilo.

El final de este libro es justamente lo que ha logrado sorprenderme. Sinceramente, a medida que iba leyendo el libro pensé que lo iba a saber todo... había cosas que se veían venir (aunque si esas cosas están bien desarrolladas no suele importarme), pero llegó un momento al final que sencillamente me dejó con la boca abierta.

Este libro lo leí en nada, menos de un día, y eso es una clara observación de lo que me enganchó. Me gustó, lo disfruté, incluso se me salió alguna lagrimilla en algún momento. Consiguió cautivarme y emocionarme y justamente por estas cosas lo recomiendo :)




martes, 13 de febrero de 2018

Reseña: La probabilidad del unicornio

Título: La probabilidad del unicornio
Autor: Elena Castillo Castro
Género: New adult
Editorial: Titania
Páginas: 288
Sinopsis: Tras la peor noche de su vida Vera Gillis deberá asumir las consecuencias de sus malas decisiones e irse de la cosmopolita Universidad de Fordham (Nueva York) al último rincón perdido de Alabama. Acogida por un viejo matrimonio sureño piensa que contará los días de condena aburrida en un porche blanco bebiendo té dulce y mirando el horizonte más allá de las plantaciones de soja, pero los entrometidos habitantes de Abbeville tienen otros planes para ella y con su particular estilo dirigirán sus pasos hacia el chico de la Standard Oil. 
Todos en el pueblo conocen a Ben Helms, de una u otra forma todos le deben algo o lo han necesitado alguna vez. Saben que está metido dentro de un laberinto de números y que no encuentra la salida. El mundo siempre ha ido demasiado lento para su mente maravillosa y la vida lo mantiene atrapado en el mismo lugar de tal manera que solo es capaz de escapar cuando mira al cielo. 
La probabilidad de que los dispares mundos de Vera y Ben colisionaran era baja y la posibilidad de que sus respectivos planes se complicaran al enamorarse era elevada. Sin embargo, él se verá atraído por lo ilógico y ella volverá a arriesgarlo todo una vez más, incluso su corazón. 
Al fin y al cabo, dos estrellas diferentes pueden pertenecer a una misma constelación. 



Antes de daros mi opinión sobre esta bonita historia tengo que decir que apenas había oído hablar de este libro, solo lo conocía por la portada, que la había visto alguna que otra vez en el catalogo de próximas novedades. Sin embargo, al final me hice con él de una forma un tanto curiosa, lo gané en un sorteo. Así que, una vez estuvo en mis manos decidí tener una conversación seria con él y decirle “bueno, pues ya que te he conseguido y no se de qué vas porque no quiero conocer tu sinopsis, no vaya a ser que venga más información de la cuenta como está pasando últimamente, vamos a leerte”. Y así resultó que acabé leyendo La probabilidad del unicornio.

Este libro comienza presentándonos a nuestra protagonista, Vera. Lo único que sabemos de esta chica en un principio es que acaba de llegar desde Nueva York a un pueblecito de Alabama, llamado Abbeville. Vera carga sobre sus hombros un gran secreto referente a uno de los peores días de su vida, y que es el motivo por el que está en este pueblo. 

Nada más llegar a Abbeville Vera se topa con Ben, el gasolinero del pueblo. ¿Cómo explicaros quién es Ben? Ben es el genio del pueblo, además del chico para todo: igual de capaz es de pintarte una valla como de formatearte el ordenador en un momentillo que el chico tenga libre. Ben es un personaje que me encantó desde el primer momento que aparece porque, con esa mente llena de números que tiene, calcula absolutamente todo (por ejemplo, no se queda a las cuatro y cuarto, si vas a llegar a las cuatro y doce se queda a las cuatro y doce) y yo, que no es por nada pero estudio matemáticas, me he visto bastante representada en algunas actitudes de este chico tan curioso (si, también tengo que calcularlo absolutamente todo hasta el punto de ser una persona insufrible). Además hay algo en él que me recuerda a Sheldon Cooper, no en lo presuntuoso  de este personaje, sino en que no entiende las ironías, te responde a preguntas retóricas y no pilla los dobles sentidos, todo esto hacía que no pudiera parar de reír con las contestaciones de este personaje en muchas escenas. Pero Ben no solo es un genio, sino que durante toda su vida se ha encontrado bajo la triste mirada y los susurros de todos los miembros de este pequeño pueblo, todos excepto Vera, que es la única que no conoce aún la triste historia que sigue a nuestro chico y el por qué no puede permitirse parar de trabajar.

Siempre he sido el que no encajaba en ningún lado, pero te diré que la vida está llena de mezclas estrambóticas. Fíjate, tenemos un ejemplo aquí mismo: la caja es cuadrada para una pizza redonda que comemos en porciones triangulares y el resultado es perfecto.

Ahora, volviendo a nuestra protagonista, Vera estará a cargo del sacerdote del pueblo, el padre Oliver, y permanecerá todo el verano en la casa de los Kimmel, un matrimonio de ancianos que desde el primer momento te das cuenta que lo único que puedes hacer es amarlos de lo maravillosos que son. Esta pareja le presta la antigua bicicleta de su hija a Vera y esta no duda en utilizarla para recorrer el pueblo con ella. Sin embargo, Vera no será capaz de llegar muy lejos, puesto una camioneta casi la atropella, destrozando la bicicleta en el camino. Gracias a este hecho, Vera conocerá a un grupo de seis amigos entre el que destaca Landon, el mejor amigo de Ben y que se verá envuelto en una serie de situaciones junto a Vera de lo más graciosas y surrealistas. Este personaje me ha encantado desde el primer momento que ha aparecido y cada vez que se le nombraba pensaba en el emoticono con corazones por ojos. 

Ahora que ya os he contado un poquito del comienzo de la historia y os he hablado de los personajes puedo deciros que el libro en sí me ha gustado mucho, me ha hecho reír en muchas ocasiones y sobre todo, a pesar de que es el típico libro juvenil romántico lleno de clichés creo que se han tratado de tal forma que la autora consigue sorprenderte en algunas ocasiones. Por poneros un ejemplo, en muchos libros de esta temática la chica es una artista, ya sea pintando, cantando, bailando o haciendo todo a la vez porque es, como no, perfecta. Vera de hecho es una artista, dibuja para ser más concretos, pero no dibuja ni retratos ni maravillosos bocetos que podrían valer una suma importante de dinero, ella lo que hace es dibujar comics y, aún más especial, dibuja comics en los que en su mayoría reflejan cómo le gustaría que fuera su propia vida o la de cualquier otra persona. Por otra parte, con respecto a la historia de amor entre los personajes, no hay flechazos instantáneos irreales y está construida de tal forma, tan buena y bonita, con sus ilusiones y decepciones al principio, que te la crees en todo momento. Eso sin hablar del impresionante crecimiento que tienen los protagonistas a lo largo de todo el libro.

Quería ir con el chico de las estrellas y dibujarle hasta que se agotara la luz o descubrir que se aburría con él como una ostra y dejar así de pensar en mi formas de besarle para poder centrarse en cualquier otra cosa

Sin embargo, ahora me toca la parte más difícil de esta reseña, que es explicar el por qué ha recibido esa nota y la respuesta es que, para mí, a este libro le ha faltado lo que me parece más importante en una historia: enganchar. La lectura es muy ágil y sencilla, eso no puedo negarlo, pero no he conseguido en ningún momento meterme de lleno en ella y eso hacía que, si me veía en la necesidad de dejar la lectura a medias por cualquier motivo, no tenía ningún problema en cerrar el libro y ponerme a hacer cualquier otra cosa sin darle vueltas y más vueltas a lo que acababa de leer.

Que dos personas de mundos diferentes se enamoren y funcione es tan probable como ver un unicornio

Por último, con respecto al final, también tengo que decir que, como en el 99,99% (¿veis lo que os digo?) de los libros que he leído, los hechos al final de la historia se precipitan sin darles el suficiente tiempo para que se sucedan de manera correcta. En este libro en concreto, que cuenta con treinta capítulos y un capitulo final, el desenlace de la historia fue tan precipitado que en el capítulo 29 me seguía preguntando cómo se iba a solucionar el percal en el que estaban involucrados los protagonistas, parecía que me iban a faltar páginas.

En resumen, la probabilidad del unicornio es un buen libro para relajarte, te permite destensar y olvidarte de los suficientes problemas que ya tenemos nosotros día a día. Sin duda cuando se me antoje leer un libro romántico tendré en cuenta a esta autora porque, si todas sus historias son tan bonitas como esta que se ha dado entre Vera y Ben, estoy segura que me harán pasar un buen rato y olvidarme un poco de la tensión de ciertos días que parece que no tienes ni tiempo suficiente para respirar.